Mecanica

Mecanica

sábado, 15 de noviembre de 2014

Cita con Soledad...


Hoy, como de costumbre, decido sentarme con mi café y mi tabaco, las nueve con treinta y dos y mi cita con la soledad se hace presente, me suele contar recuerdos de todo tipo, en ocasiones una ligera sonrisa se logra escapar en mi sorbo de café, recordando esos momentos felices. Mi mirada se pierde en las luces de la ciudad mientras la soledad continua con los recuerdos, en ocasiones son buenos, otros dolorosos, melancólicos o simplemente recuerdos vagos que mi mente ha decido borrar con el paso del tiempo. Las diez menos veinte, y soledad decidió tocar el corazón, en ocasiones como esta no suele ser ella la mejor compañía, pero no es una visita que se pueda correr, incluso al estar acompañado. Grita verdades, pues ella no miente, decide sincerarse y comienza hablar, no se puede ignorar, habla en la mente, en tu cuerpo... en tu corazón, invade tu cuerpo, tu alma, recorre tu cuerpo y eriza la piel. Las diez menos diez, y mi cigarrillo se convierte en cenizas; el humo se disipa entre el viento frio que entra por mi ventana, soledad me sigue trayendo recuerdos olvidados, recuerdos que pensé yo había olvidado. Las diez en punto; mi café se ha terminado, pero soledad sigue hablando, me levanto y me sirvo mas café, saco otro cigarrillo y lo pongo en mis labios húmedos, inhalo profundamente con los ojos cerrados, como si el humo fueran recuerdos que no quiero que salgan de mi. Las diez con quince minutos, soledad decide guardar un poco de silencio, mi mente se apacigua, mi corazón deja de latir aceleradamente, mis músculos se relajan y doy un sorbo a mi café. Las diez con veinte y soledad decide irse, y me despide con un agradable recuerdo, de que a pesar de que ella nos visite de vez en cuanto... realmente nunca estamos del todo solos...

Tiempo...


Caminar por la calle y ver esa peculiar danza entre las hojas de los arboles caer y el viento, ese viento cortante y frio, esas hojas muertas que alguna vez fueron parte de la esencia del árbol. Ver a tu alrededor y escuchar solo ruido, el tic tac de los relojes de la gente caminando a toda prisa, los ceños fruncidos de la gente dentro del automóvil  que pitan sin parar, la gente que vive la vida a toda prisa, sin percatarse de las pequeñas cosas que pueden alegrar el día. El tiempo, enemigo de todos; de la gente, de la vida... del amor. Largas las horas se sienten cuando no estas con ese ser especial, pero corto se hace cuando estas con esa persona, ¿Por qué?, tal vez porque no sabemos disfrutar el tiempo, las horas, los minutos... los segundos, o simplemente, ignorar el tiempo y disfrutar de la compañía. El tiempo suele ser cruel, muy  cruel, no perdona ni espera a nadie, infinito y sin bondad; hay que saber cuando ignorar el tiempo, cuando no tenerlo de compañía, pues el tiempo nos consume, nos mata muy lentamente, nos abre grietas en el rostro, nos pinta el pelo de un gris deprimente, nos consume la felicidad, nos trae recuerdos de arrepentimiento... nos trae la muerte.

Cuando mis años nuevos me hayan hecho viejo, seré un sabio consejo y tú reemplazaras el vuelo. Recorrerás las dunas del desierto pensando que ahí hubo agua y el sol te abrazará cada mañana para continuar el tortuoso tiempo. En cada palmera que encuentres veras el refugio del viento y acariciaras la sombra para un breve descanso en tu alma, se arrugará como yo, tu piel y tus pasos se verán cansados pero aun no sera el día de alejarte hacia la noche oscura.

Recordaras el rostro del ayer que llenas de luz, fueron para ti, las sublimes miradas y jóvenes sonrisas. Hoy esas mirada también las arrugará el tiempo. Y sin poder dar un paso atrás fluirán los recuerdos en titilante luz que se apaga, al Reflejo en un espejo.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Tus ojos, tus labios, tu aroma...


¿Quien diría que nos conocimos en la distancia?... Que la distancia termino uniéndonos, que la distancia poco a poco creo un lazo, un lazo que se reforzó la primera vez que nos vimos. Tus ojos, esos hermosos ojos que debo admitir, me cohibieron cuando los vi por primera vez, tu mirada profunda y penetrante, acompañada de ese peculiar perfume y tu suaves manos. Y que decir de esos labios, esos gruesos  y suaves labios, que se unieron con los míos por primera vez; en ese momento mi corazón salio disparado, pues no podía creer que, todo inicio en la distancia, y en ese momento, justo en ese momento nuestros labios se unieron hasta el amanecer. Tu aroma, ese aroma que duro por varios días entre mis sabanas, dormir y percibir tu olor todas las noches, me hacia imaginar que estabas aun aquí, a mi lado, durmiendo junto a mi.

Fue a partir de ese día cuando todos los días comenzaba a extrañarte, cuando quería verte, abrazarte, besarte y sentirte. Los días son largos cuando se que no te veré, y tan cortos cuando estas a mi lado, pero es ese aroma, ese aroma tuyo que se impregna en mi el que me hace sobrellevar los días, porque es tu aroma es que me acompaña día a día, hasta el día de volverte a ver y una vez mas, tu aroma se quede conmigo. 

martes, 11 de febrero de 2014

Ruidos en el silencio...



Entiendo que es difícil, nunca ha sido fácil, nunca ha sido tarea sencilla plasmar los sentimientos en un par de palabras, ¡rayos! a veces hasta es complicado decir que es lo que sientes, lo que callas, incluso, lo que lloras. Todos buscamos alguna forma de desahogo, de sacar el coraje, frustración, el llanto... las penas; pero ¿Que pasa cuando no encuentras la forma? cuando todo lo guardas, cuando lo callas. Nunca he sido bueno desahogarme, nunca he logrado tener un lazo especial con alguien y sacar todo lo que llevo dentro; ¿Mascaras?... si, eso ha de ser, tengo infinitas mascaras por mostrar, soy tan bueno en eso, que por mas carcomido que este por dentro, por mas destrozado que este mi corazón, nadie logra notarlo. Al paso del tiempo logro olvidarme de todas esas penas, pero hay días en los que regresan, días en lo que soy victima de una avalancha gigantesca, acosado por mis fantasmas, por penas que yo mismo he acumulado. Eh llegado a pensar que tal vez soy un tipo de coleccionista de malos momentos, generalmente no logro que esto me afecte cuando estoy acompañado, tal vez es eso, tal vez es por eso que no me gusta la soledad... la soledad es silenciosa, en medio del silencio me gritan, me aturden, me desespero y busco a alguien para hacerlas callar. La soledad, a veces es buena, o al menos eso dicen, tal vez es cierto, tal vez no he encontrado la forma de controlarla, ella me controla a mi.

Amo a las personas que están a mi lado, creo que es tanto el amor, que no permito contaminarlos con mis preocupaciones, con mis penas o fracasos, a pesar de decir "Para eso están los amigos"... es cierto, sin embargo, no me gusta verlos tristes o preocupados por mi, no me gusta  verlos así, me mata.

Se, que algún día tendré una forma de desahogo, una forma de canalizar todo aquello que me inquiete, algo mas que el simple hecho de encerrarme en la soledad y escuchar el ruido dentro de mi.

Abrir los ojos, descubrir y esperar...


¿Quien dice que la vida es justa?, ¿Quien dice que lo que tienes lo mereces?... La vida no siempre te da lo que quieres, si no, lo que necesitas... ¿Pero quien sabe lo que en verdad necesita?, ¿Como saber si las personas que están a tu alrededor son las que mereces tener?... Tal vez por eso no siempre puedes tener a esa persona que quieres, que amas o anhelas a tu lado, tal vez desde un inicio no fueron destinados a estar juntos, tal vez sus caminos no se cruzaran... tal vez... tal vez.

Creo todo mundo nos hemos preguntado, ¿Cuanto debe pasar, para encontrar a esa persona correcta?, a esa persona deseada... a esa persona ideal. Pero creo pocos se detienen a pensar, que tal vez esta frente a nosotros, que esta a plena vista y no logramos verlo; Nos aferramos tanto a encontrar a esa persona, que buscamos fuera de lo que tenemos dentro, y a veces, cuando nos damos cuenta de que esa persona siempre estuvo ahí, que siempre estuvo en nuestras narices, la mayoría del tiempo ya es demasiado tarde, en otras ocasiones, cuando la suerte nos sonríe, nos damos cuenta justo en el momento indicado.

No planeo buscar el amor, nunca lo he hecho, tengo la idea de que este llega solo, llega acompañado de la persona que menos imaginas, en el lugar y momento, que menos imaginas; sin embargo, en muchas ocasiones pensamos que ya llego, ¡que esa persona es la indicada!, y solo nos queda aferrarnos a la esperanza, y rogar que sea el indicado... que sea el correcto.

lunes, 10 de febrero de 2014

Detener mi vida para descansar en ti...



Solo hay un lugar a donde ir, donde perderme seria un descanso y la imaginación no me transporta. Admitirlo no es nada fácil, pero estoy rodeado de presiones y solo busco sacar mi rostro y respirar como un sueño corto. ¡Solo a veces! me lleno de ideas y más ideas que solo voltean más mi mundo.

A veces me pregunto que es de ti, si estarás pensando en mi, si anhelas estar junto a mi. No suelo darme ilusiones de algo que no se si sera correspondido, pero es difícil dominar los sentimientos, es difícil no pensar en ti... es difícil no querer estar contigo.

Quisiera disolver mi cuerpo con el viento para volar de este lugar solo un momento y encontrarte a ti, y es aquel aroma el que me guiara con su dulzura y su calma, porque no hay camino más hermoso que el poder pausar mi vida, detener todo mi tiempo, y descansar enredado entre tus brazos.

Cerrar los ojos e imaginar...



Cerrar los ojos e imaginar que están ahí, imaginar que están cerca, que pertenecen a tu lado. Es cruel abrirlos y darte cuenta que no es así, que la vida tomo giros que ya todos veíamos venir, y sin embargo decidimos ignorar para no entristecer, pero una ves que estas en el momento del hasta luego, el momento en el que pasara mucho tiempo antes de volver a ver a esas personas que quieres, amigos, familia y de mas, es el momento cuando tu corazón se estruje y no queda de otra mas que decir un hasta luego con la mirada, con un abrazo y con un beso. Noches como hoy son en las que tengo ganas de ver a la gente que extraño, abrazar a mi madre y decirle cuanto le amo, ver a mi hermana y decirle lo mucho que representa en mi vida, ver a mis amigos y lejos de maltratarlos, decirles lo importante que son para mi; Noches como las de hoy son en las que tengo ganas de estar rodeado de esa gente que es especial para mi, que es importante en mi vida... que tengo y anhelo tanto ver...